La historia se remonta a los años 90 cuando empezó a rodar un grupo de socuts en la parroquia de Santa Ángela, su nombre era Grupo II. Allá por 2005 unos cuantos integrantes decidió montar un grupo nuevo, los Piratas se hicieron llamar. Su sede la situaron en la parroquia de San José y Santa María. Con el transcurso del tiempo se dieron cuenta de que unidos eran mucho más fuertes, ¿para qué dos grupos en un mismo barrio si podían ser uno mucho mejor estando juntos? De esa unión nacen los «Pirados», unos piratas muy locoas dispuestos a dar diversión en valores a todo el que lo desee.

A sus 25 años, con una extensa trayectoria scouts, Rocío Martínez es acampadora. «Los scouts son mi vida» y no hace falta que aporte pruebas, es para creérselo, rebosante de ganas y alegría Rocío transmite a los más pequeños sus propias vivencias como scouts que por las que «hoy soy como soy».

«Es algo que le recomiendo a todo el mundo» es «muy bonito». Junto a un «gran grupo de amigos» Rocío dedica la mayor parte de su tiempo a organizar las actividades para las ramas, a divertirse y aprender con su grupo de pequeñísimos castores a dar a conocer la labor que hacen. En definitiva, a disfrutar de la mejor manera que conoce; con su grupo, sus amigos, su familia.

«Generosidad, sociabilidad, extroversión, tolerancia y respeto» son algunos de los valores que aprenden cada uno de estos scouts durante sus diferentes ramas. Con juegos divertidos como canciones, bailes o teatros niños desde los seis hasta los dieciocho años asimilan conceptos tan importantes como que «aquí, todo es de todos»

Con una acampada por trimestre, convivencias con los padres, gymkanas para conocer el centro de la ciudad, elcampamento de navidad, el de primavera y los quince días de acampada en verano no es de extrañar que en este grupo haya casi 100 integrantes, entre voluntarios y niños.

Así que ya saben si ven por la calle un gran grupo de individuos con pañuelos de color azul y amarillo, no son aficionados cadistas, son castores, lobatos, rangers, pioneros y rutas dispuestos a pasarlo en grande. Un consejo: no los vean pasar, únanse a ellos.

VIA: ABCDESEVILLA.ES