MI EXPERIENCIA EN AFRICANEANDO Nieves Magro Cruzado

os medios de comunicación me han enseñado constantemente como es África. África es un lugar donde la gente trabaja muchísimo, los niños incluso, donde habitan las enfermedades, donde los niños no van a la escuela, donde pasan mucha hambre, donde la tasa de analfabetismo es latísima y la tasa de mortalidad elevadísima, donde el dinero sólo está en manos de unos pocos, donde las guerras son contínuas, donde las personas sufren cada día, donde la higiene escasea, donde no hay agua potable, donde la gente vive en chabolas, donde no hay recursos…

Pero se equivocaron y además no me enseñaron lo más importante. Ahora sé que: África no sólo es pobreza, África también es riqueza. África no sólo es guerra, África también es paz. África no sólo es un país subdesarrollado, África es un continente donde también hay países muy avanzados. África no es sólo sufrimiento, África es lucha de deseos. África es cooperación. África, o mejor dicho las Áfricas, es un lugar donde los niños van a la escuela y disfrutan de ello, donde los niños también juegan pero además ayudan y trabajan, donde saben cuidar de su familia, donde hay grandes empresas e ingenieros y donde también hay edificios altos, donde hay tanto como agricultores como grandes empresarios, donde la palabra cambio implica trabajo y esfuerzo, donde la capacidad de superación no tiene límite, donde la ayuda es mutua y el deseo por mejorar es máximo, donde las personas son felices…

África nos necesita pero nosotros también necesitamos de ella.

Como decíamos en las reuniones del Africaneando me impactó que Sierra Leona, siendo el país más pobre del mundo junto con Senegal y otros países, fueran los lugares donde la tasa de felicidad es mayor; claro ejemplo de que la felicidad no va ligada al dinero. Es dificil pensar que, en pleno siglo XXI, haya gente con tantísimo dinero y otras que se está muriendo por desnutrición y que unos países estén tan desarrollados y otros tan pocos desarrollados. Como se decía en la jornadas, recursos para vivir hay para todos, el problema es el reparto desigual de estas riquezas y la ambición de los que más tienen.

Nos creemos “superiores” en el sentido de que África necesita nuestra ayuda, tenemos mejor sanidad, mejor nivel de vida, una tasa de mortalidad muy distinta, … pero no tenemos lo más importante, felicidad, ilusión, la idea de progreso, ganas de luchar, de vivir, de compartir, de educar, de superar… VERDADERAMENTE, NOSOTROS SÍ QUE NECESITAMOS SU AYUDA.

Bueno esta es mi experiencia, creo que durante la jornada hemos empezado a entender que es África, hemos conocido un poco su historia, sus costumbres y tradiciones, y a la misma vez hemos desarrollado la convivencia.

Me quedo con que Europa no es un continente independiente al igual que tampoco lo es América o África. Todos dependemos de todo

Ahora tú, ¿que opinas?

Se el primero en escribir el comentario

Notifícame
avatar
wpDiscuz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest