LA LUZ DE LA PAZ DE BELEN ILUMINA LA CATEDRAL Y RECORRE JEREZ

Las puertas de la Catedral se abrieron ayer tras la llamada de la ‘marea por la paz’. Casi cien jerezanos, la mayoría scouts, disfrutaron de la ceremonia por la Luz de la Paz de Belén, un acto que se celebra en la ciudad desde hace doce años. Tras la entrada de los que participaron en la marcha, una representación de cada rama (castor, lobato, ranger, pionero, ruta, responsable y representante de la asociación de antiguos scouts) entró en la Catedral portando la Luz, que fue entregada por una lobato al obispo José Mazuelos. Pero si el acto central se desarrolló aquí, la jornada comenzó horas antes con la oración en el Monasterio de La Cartuja con las hermanas de Belén, congregación que ha custodiado desde el pasado miércoles la Luz.

La lluvia que se hizo presente ayer en la ciudad no aguó la ‘marcha por la paz’, que partió del Monasterio hasta llegar a la Catedral. “No ha sido nada que no aguantemos con gusto. Lo importante es que el momento de oración con las hermanas es brutal al ser muy íntimo y especial. Es imposible estar con ellas y que no se te inunde el espíritu de paz. Desde el año pasado no concebimos hacer algo de la Luz de Belén sin que participen las hermanas”, declaró Gabriel Rubio, delegado diocesano del Movimiento Scout Católico, quien agradeció la colaboración policial y de la Guardia Civil.

“Desde el año pasado decidimos difundir en qué consistía el acto para que no fuera algo exclusivamente scout. El mensaje de la Luz es muy bonito, lleno de vida, de ilusión y de esperanza, contra tanto consumismo de estas fechas”, comentó Rubio.

Este año el acto está enmarcado dentro de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará el próximo mes de agosto en Madrid. Sin embargo, la actividad de la Luz de Belén comenzó en Austria en 1986 por la iniciativa de su grupo scout y de la televisión pública. Esta idea surgió por la guerra de los Balcanes, donde los creadores buscaron un símbolo de paz para ayudar a los discapacitados y a todos los que tuvieron que participar en la guerra.

Cada año un niño austriaco enciende una vela en la cueva donde nació Jesús. A Austria se desplazan las delegaciones representantes de cada país para tomar la Luz y repartirla luego a sus respectivos hogares con un mensaje de paz y esperanza. En Jerez, fue el grupo scout de Fátima el primero “que se informó y fue a Barcelona a recoger la luz”, señaló el delegado diocesano, quien además resaltó que uno de los objetivos es acercar el sentido de la Navidad a los grupos, familias y parroquias a través de una presencia real de la Luz de la Paz de Belén.

Ahora tú, ¿que opinas?

Se el primero en escribir el comentario

Notifícame
avatar
wpDiscuz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest