JMJ: CLAVES DEL MENSAJE DEL PAPA A LOS JOVENES

Ojo con fabricarse un ‘dios’ a la carta

Benedicto XVI ha recalcado la importancia de vivir la fe dentro de la Iglesia. El intento de llegar a Dios “en solitario” puede terminar, a su juicio, creando un sucedáneo de Cristo y “siguiendo una imagen falsa de Él”, algo muy propio de la “mentalidad individualista que predomina en la sociedad”.

Por eso, el Papa afirma que “la Iglesia no es una simple institución humana, como otra cualquiera, sino que está estrechamente unida a Dios. El mismo Cristo se refiere a ella como ‘su’ Iglesia. No se puede separar a Cristo de la Iglesia, como no se puede separar la cabeza del cuerpo”.

Sentido de comunidad

Frente al individualismo, Benedicto XVI ha querido en la Jornada Mundial de la Juventud que los fieles se comuniquen entre sí, tengan una relación más estrecha. Considera “fundamental reconocer la importancia de vuestra gozosa inserción en las parroquias, comunidades y movimientos, así como la participación en la Eucaristía de cada domingo, la recepción frecuente del sacramento del perdón, y el cultivo de la oración y meditación de la Palabra de Dios”.

La fuerza transformadora de Cristo

Benedicto XVI les ha dicho a los jóvenes que no basta con ‘estar’ dentro de la Iglesia, que la fe implica una actitud en la vida, una decisión de transformar la realidad. Señala el pontífice que “la fe no proporciona solo alguna información sobre la identidad de Cristo, sino que supone una relación personal con Él, la adhesión de toda la persona, con su inteligencia, voluntad y sentimientos, a la manifestación que Dios hace de sí mismo”.

Compromiso con los desfavorecidos

Como muestra de ese seguimiento a Cristo, los jóvenes católicos deben tener una especial atención a los enfermos y los marginados de la sociedad. “Nuestra atención desinteresada a los enfermos y postergados será siempre un testimonio humilde y callado del rostro compasivo de Cristo”, dijo en Cuatro Vientos, poco después de visitar un centro para discapacitados atendido por religiosos.

Sin miedo al futuro

“Que ninguna adversidad os paralice” fue uno de los mensajes más repetidos por el Pontífice. Desde la llegada al aeropuerto de Barajas dijo a los jóvenes católicos que no teman el encuentro con Cristo y el aspirar a grandes ideales. A partir de ahí les animó a difundir el mensaje del Evangelio. A su juicio, “no se puede encontrar a Cristo y no darlo a conocer a los demás. Por tanto, no os guardéis a Cristo para vosotros mismos. Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe. El mundo necesita el testimonio de vuestra fe, necesita ciertamente a Dios”.

fuente: QUE.ES

Ahora tú, ¿que opinas?

Se el primero en escribir el comentario

Notifícame
avatar
wpDiscuz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X

Pin It on Pinterest

X