CAMPO DE TRABAJO EN SENEGAL: LA LLEGADA

El viaje , aún siendo largo y cansado, fue muy bien y sin retrasos grandes. Al llegar a Dakar lo primero que sentimos fue una gran oleada de calor, tanto por la temperatura como por el recibimiento que nos hicieron SdS, Dani y Silvia.
…, pero esto no quedó aquí, ya que el cielo nos regalo una gran tormenta, muy buena para la tierra pero muy mala para nuestras mochilas y las tiendas que estaban montadas en el campamento de Mbour; de todas formas, como dice nuestro amigo Alassane “en África, la lluvia siempre es una bendición”.  
Al llegar por la noche, no pudimos ver los puestos de fruta, la gente, el tráfico, etc, pero conseguimos apreciar el espíritu senegalés al montarnos en unos “increíbles” autobuses-furgonetas y disfrutar de buena música.
…y a dormir todos muy juntitos porque afuera sigue lloviendo

Ahora tú, ¿que opinas?

Se el primero en escribir el comentario

Notifícame
avatar
wpDiscuz

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest